Psicología Clínica – Psicoterapia Individual

La terapia individual es una herramienta que nos ayuda a entender y a resolver los conflictos que se presentan en nuestra vida diaria, sea en nuestras relaciones amorosas, familiares, laborales o sociales, permitiéndonos sentirnos más en equilibrio emocional y tomar mejores decisiones.

La percepción y la forma como afrontamos toda situación, están relacionadas a los primeros años de nuestra vida; es por ello que, sin darnos cuenta repetimos patrones incesantemente sin poder resolverlo. En realidad, detrás de un trastorno psicológico, de un comportamiento agresivo, de un mal manejo de la ira, de un estado de tristeza, de depresión, o conflictos afectivos, o sexuales, existen aspectos emocionales no resueltos.

En la terapia, él o la paciente trabaja de forma individual con un psicólogo clínico en un ambiente seguro y confidencial y a través de poner en palabras su malestar y la situación por la que está atravesando, se comienza a explorar sus sentimientos, creencias y comportamientos, a entender aspectos profundos de su psique, de sus relaciones vinculares, entre otros aspectos que le permitan entenderse e ir sanando y resolviendo los conflictos por lo que asiste a consulta.

No obstante, no hace falta tener un gran conflicto en la vida para ir a terapia, sólo hace falta querer resolver un malestar emocional, y querer vivir nuestra vida con mayor armonía y felicidad.

¿Cuándo asistir a psicología clínica o psicoterapia individual?

Todos experimentamos situaciones o etapas de estrés, tristeza, angustia o tenemos conflictos en algunos ámbitos de nuestra vida, por lo que no siempre es fácil saber cuándo necesitamos ayuda psicológica por parte de un terapeuta.

Estas son algunas señales que pueden ayudarte a saber cuándo es momento de ir a terapia individual:

  • Duelo por ruptura de pareja
  • Conflictos frecuentes en tus relaciones interpersonales
  • Cuando experimentas cambios de humor repentinos o frecuentes, tristeza, ansiedad.
  • Cuando las decisiones que tomas siempre te traen conflicto
  • Cuando repites patrones erróneos, como en la elección de pareja
  • Sensación de soledad y vacío emocional
  • Estas atravesando duelos por separación
  • Dificultad en el control de los impulsos
  • Cuando tienes dificultad para conciliar el sueño o dormir
  • Cuando estas somatizando, siempre estas enfermo.
  • Cuando no puedes dejar atrás el pasado y sufres
  • Cuando sientes conflictos en tu vida sexual
  • Anorexia, Bulimia, atracones
  • Cuando utilizas alcohol u otra substancia para lidiar con situaciones de tu vida

Cuando tienes Depresión, Fobias, Traumas, Crisis de Ansiedad o de pánico, trastorno Obsesivo Compulsivo

Duración del proceso terapéutico de terapia individual

El tiempo del proceso de terapia depende de las necesidades únicas del paciente y las metas personales de la psicoterapia individual. La mayoría de los enfoques psicológicos trabajan con un corte de terapia breve, lo cual quiere decir que usualmente el proceso puede durar de 16 a 24 sesiones o puede ser menos si la terapia está enfocada a tratar una situación específica, las sesiones de terapia individual son 1 vez por semana con una duración de la sesión de 1 hora. Sin embargo, en ocasiones puede ser más intensivo, de 2 a 3 veces por semana. No obstante, puede tener una duración más extendida, entre otras razones debido a la profundidad del análisis terapéutico.

Preguntas Frecuentes

Acudir a terapia no tiene que ver con ser débil o fuerte, sino con la posibilidad hacer algo con respecto a la situación difícil que se está viviendo. Lo que puede ser signo de debilidad es no estar dispuesto a pedir ayuda o a realizar cambios para mejorar, aunque incluso lo necesiten. Esta preconcepción, es más bien un mecanismo de defensa, que a nivel inconsciente puede ser temor a cambiar.
Una persona que este pasando por una situación difícil y se vea afectada emocional y psicológicamente. O simplemente alguien que quiera tener un crecimiento personal, que quera tomar decisiones más sanas en su vida, una mayor compresión de si mismo y del entorno, entender de forma profunda sus elecciones, aumentar su autoconfianza, sentirse más feliz y estable.
La primera sesión tiene como objetivo conocer al paciente, entender su malestar y plantearse objetivos terapéuticos en conjunto. Es una sesión, en la que se explica en líneas generales como se trabajará; la terapia avanzará al ritmo y capacidad de introspección del paciente. En función del caso, el psicólogo podrá dar algún tipo de recomendación.Ejemplo, alguna técnica para bajar sus montos de ansiedad; no obstante, nunca le puede, ni le dirá al paciente que es lo que debe hacer o que decisión debe tomar.
La terapia es un proceso, eso significa que gradualmente se va consiguiendo una sensación de mayor estabilidad, calma y felicidad. No se puede hablar de un número de sesiones concretas, porque depende de los recursos emocionales y psicológicos de cada persona. No obstante, una psicoterapia breve, centrada en algo muy especifico, podría durar menos sesiones. Es algo así como aprender un nuevo idioma o ejercitarse físicamente, los resultados se obtienen con el tiempo que le dedicas a ello.Un aspecto fundamental, es que en cada sesión uno va descubriéndose a si mismo, y esto debe ser trabajado o puesto en práctica en la cotidianidad.
Puede pasar que el psicólogo con quien trabajas, salé del país o deja de trabajar en el mismo lugar y tienes que cambiar de psicólogo. Si bien puedes sentir al principio que nunca vas a sentirte igual con otro psicólogo, sería importante que te dieras la oportunidad de continuar con tu proceso psicoterapéutico. Primero, porque el psicólogo es una herramienta en tu vida, y él cuanta con técnica, conocimiento teórico y experiencia profesional, pero eres TÚ quien conoce de ti y quien está dispuesto o no a hacer introspección y a cambiar. Segundo, ten en cuenta que si sientes que sin la terapia de no podrías sentirte bien, tal vez trasladaste tu dependencia al terapeuta, en ese caso él debería hacerte saber y trabajarlo en su propio proceso terapéutico.Adicional, suele suceder que sientes que has aprendido mucho en tu proceso de psicoterapia y que ya no avanzas más, tal vez debes cuestionarte si un cambio de terapeuta puede ayudarte a profundizar aún más en ti y a sentirte mejor.Nunca se va a perder, porque lo que has identificado y has elaborado, se va integrando en tu vida consciente e inconsciente y lo vas sintiendo y poniendo en practica en al cotidianidad.
Abrir chat
1
Permítenos brindarte más información
¿en qué servicio podemos ayudarte?