Terapia de Lenguaje

La Terapia de lenguaje trabaja con las diferentes discapacidades en el habla que pueden ser problemas con la producción de sonidos, o problemas con el aprendizaje del lenguaje, es decir, dificultades al combinar las palabras para expresar ideas.

Hay logros en el lenguaje que deben darse como máximo a determinada edad. Presta atención a los siguientes parámetros:

  • Un bebé que no establece contacto visual (mirar a la cara) con una persona que le habla y/o que no señala sus objetos de interés, son signos de que algo puede suceder, dada su corta edad se le debe observar constantemente para ver si a parecen otros signos y llevarlo con un especialista.
  • A partir de los 9 meses de edad, el bebé no puede comprender a los demás o tiene dificultad para hacerlo; muchas veces el bebé al no sentirse capaz de hacerlo deja de intentarlo y los padres creen que se trata de un bebé tranquilo o que el bebé se está haciendo el desentendido a sabiendas.
  • Hasta los 18 meses no habla palabras de uso cotidiano.
  • Hasta los 24 meses no dice frases de 2 palabras y debe poder comunicarse claramente con los demás usando gestos y palabras.
  • Al comenzar a hablar tiene tartamudez.
  • A los 3 años personas que no son cercanas a él no pueden entenderlo o les cuesta mucho entenderlo.
  • A los 4 años no puede decir una oración correctamente.
  • A los 5 años no puede pronunciar bien todos los sonidos del alfabeto.

Recomendaciones:

Intervenir a tiempo es fundamental.

No dejar pasar tiempo, pensando que cuando el niño crezca ya hablara de manera adecuada o que el desarrollo de cada niño es diferente y que el niño ya desarrollará el lenguaje posteriormente.

Los padres deben involucrarse en la terapia. Por ejemplo, es importante que los padres ayuden a su hijo a realizar las actividades de estimulación en casa que sugiera el terapeuta, para asegurar el progreso continuo y la práctica de los nuevos hábitos a prendidos.

Todos los miembros de la familia deben ser pacientes y entender la situación del niño

Duración de la terapia de lenguaje

La terapeuta del lenguaje es una facilitadora del aprendizaje, pero los verdaderos responsables del éxito de la terapia del lenguaje son los padres. ¿Por qué? Pues porque una hora una vez por semana, o una vez cada 15 días, es muy poco significativo en la vida de un niño.

Preguntas Frecuentes

Terapia de Lenguaje es la especialidad dentro del campo de la rehabilitación que se encarga de la evaluación, diagnóstico y tratamiento de las alteraciones en voz, audición, habla, lenguaje, aprendizaje y los aspectos de la motricidad oral que afectan durante el desarrollo del niño.
Son las evidencias de un desarrollo lento en toda el área de lenguaje, que pueden encontrar padres o educadores lo que determinará la búsqueda de ayuda profesional. Los niños menores de 3 años que reciben tratamiento tienen resultados más pronto que aquellos que reciben ayuda más tarde, ya que existe mayor plasticidad neuronal, y a diferencia de niños más grandes con ellos no se debe cambiar tantos patrones conductuales. Gran parte de las dificultades del lenguaje de los niños(a) parte de falta de incentivo o personalidad, otros debido a problemas neuronales desde simples hasta complejos como una lesión cerebral, autismo, etc., pero un pronto diagnóstico puede marcar la diferencia para poder solucionar o disminuir el problema.
La respuesta a esta pregunta es simple. Entre más seguidas sean las citas de la intervención, más eficaz y rápida será la terapia. En este sentido, la terapeuta del lenguaje brinda la recomendación de la frecuencia y serán los padres quienes decidan cada cuánto desean el servicio. Sin embargo, si usted desea que su niño reciba la terapia una vez al mes, es muy probable que su avance sea muy lento comparado a recibir la terapia una o dos veces por semana.
Una vez concluido el periodo de terapia, se sugiere realizar sesiones de seguimiento cada 6 meses por un par de años. Esto permite al especialista asegurarse de que el niño se está desarrollando adecuadamente e identificar, en todo caso, si es necesario retomar las sesiones. No es lo común, pero tampoco es imposible que se necesite.