Terapia Familiar

La terapia familiar es un tipo de psicoterapia, que tiene como objetivo mejorar los aspectos de la dinámica familiar que generan dificultades, facilitando a los miembros de la familia mejorar sus vínculos afectivos, de comunicación, relacionales y en general a resolver conflictos.

En este proceso puede involucrar a todos los miembros de la familia o solamente a quienes desean participar. Incluso, se considera beneficiosa si sólo asisten quienes requieren herramientas para afrontar una situación familiar que los afecta, pensemos en una persona de la familia con una enfermedad terminal, en este caso la intervención se puede centrar en proveer de recursos a la familia, para que puedan ayudar a quien padece el problema de salud.

¿Cuál es la duración del proceso de Terapia Familiar?

La terapia familiar es un proceso breve, porque se centra en resolver un requerimiento especifico; generalmente tiene una duración de 12 a 16 sesiones, sin embargo en ocasiones es posible extender el proceso a varios meses de tratamiento.

Preguntas Frecuentes

Por supuesto, la familia puede iniciar el proceso de terapia familiar, aún cuando quien presente el “síntoma” no asista, ya que desde la perspectiva sistémica el comportamiento y estado –emocional, psicológico, etc.- de un miembro del sistema, no puede entenderse por separado del mismo, ya que lo influye y viceversa, es decir, la familia se va a afectar y él va a afectar a la familiar, generando una dinámica que puede ser muy nociva y conflictiva.
Va a depender del motivo de consulta y la dinámica familiar. Si la problemática se centra por ejemplo en como la familia de origen intervienen en la relación de pareja o en los métodos de educación de los hijos, es preferible que quienes participen en la terapia sean los adultos involucrados.Por otro lado, existen dificultades en el comportamiento de los niños, en la que la mejor estrategia terapéutica es trabajar con todos o algunos miembros de la familia y no sólo con el niño en cuestión.